Skip to main content

ogo-blog-un-pedacito-de-psicologiaMe siento delante del portátil y no sé sobre qué escribir. Suena paradójico, pero este artículo sobre cómo despertar la creatividad nace de la falta de ella.

Puede que por trabajo o por ocio tengas que enfrentarte a una hoja, un lienzo, un X en blanco, que debas de rellenar con una idea, con un proyecto. ¿Cómo podemos llamar a la creatividad siendo algo tan etéreo?

La creatividad no deja de ser una serendipia que a veces se autorrevela en el momento menos esperado, en el lugar menos esperado. ¿Qué podemos hacer para acercarnos a ella sin acabar desesperados?

Si tú también estás bloqueado y necesitas despertar tu creatividad, sigue leyendo.

Realiza un “brainstorming” o “lluvia de ideas”.

Este lo considero el paso más fundamental de todos para despertar la creatividad y, de hecho, es con el que he empezado yo (siempre lo utilizo).

El “bloqueo del escritor” comienza cuando estamos secos de ideas y nos forzamos para encontrar la inspiración.

Por ello, te recomiendo que te hagas con una libretita que te acompañe o crees una nota en tu móvil y escribas aquellas ideas que vayan surgiendo en el día, en vez de sentarte delante de la hoja a machacarte.

Algo muy importante para este punto es que no deseches ninguna idea por el momento. Por ejemplo, hasta que he llegado a comenzar a escribir este artículo, tenía apuntadas 6 ideas y no descarto usar alguna de ellas en el futuro.

Escribe palabras, ideas elaboradas, títulos, sensaciones,… todo aquello que venga a ti y pienses que puede ser interesante para ti o para los demás.

despertar-la-creatividad

Entra en redes sociales o internet.

Muchas veces podemos llegar a despertar la creatividad simplemente viendo qué está pasando en el mundo, de qué se habla, qué está de moda,…

Es decir, lo que vamos a hacer es ver la demanda o el interés de la gente, aquello que van a apreciar más porque es algo que están “buscando” o “valorando” ya.

De esta forma, sabremos que nuestro proyecto estará enfocado a algo deseado. Si, en cambio, el proyecto es para ti exclusivamente, puedes mirar también tus redes, publicaciones antiguas, cosas que te hayan removido en el pasado, puede que si en el pasado fueron relevantes para ti, hoy también lo sean.

Por ejemplo, durante mi búsqueda para encontrar mi creatividad y tema para escribir he visto varios posts en un consultorio online sobre la toxicidad en relaciones y puede ser un buen tema del que hablar en otra ocasión y ya está en mis notas para otro artículo.

Abrir los ojos al mundo.

Te puedo ser sincera de que este punto parece fácil, pero es el que más me cuesta. Impresionante, pero cierto.

Tal y como vivimos, con tantas prisas teléfono en mano, poco nos paramos a observar el mundo que nos rodea. Vivimos mirando, pero no solemos detenernos a hacerlo detenidamente y apreciando lo que hay.

La de cantidad de veces que habré pasado por delante de edificios que tienen unas fachadas maravillosamente decoradas y solo he empezado a apreciarlas desde aquel día que, por lo que fuera, se me ocurrió mirar hacia arriba y observarlas bien.

Puedes hacer el ejercicio de guardar el móvil y, aunque que estés desplazándote a otro sitio, no solo mires al frente, sino hacia arriba y los lados, seguro que ves muchas cosas que se habían pasado por alto, a pesar de frecuentar esos lugares.

Las novedades y/o cosas que te gusten/impacten/te remuevan pueden ayudarte a inspirarte y  así despertar la creatividad.

Ten una cita con cualquier forma de arte.

No sé si te ha pasado en alguna ocasión pero, para mí, el arte llama al arte. Hablo de pintura, de música, de cine, de lectura, de fotografía,… de cualquier forma y tipo de arte.

Lo bonito del arte es que puede contribuir a que nos emocionemos, pensemos, nos planteemos cosas,… Es una buena forma de llamar a la inspiración a raíz de ello.

Inspírate de alguien a quien admires.

¡Ojo!, he dicho “inspírate”, NO COPIES. Esta genial que cojas ideas de alguien que consideras un referente para ti, pero copiar sería ser irrespetuoso con su trabajo, además de ilegal y moralmente cuestionable.

Si te gusta, por ejemplo, un/a artista que usa determinado estilo a la hora de dibujar, puedes seguir la estela, pero adaptándolo a quien eres tú.

Esto no se trata de plagiar.

Se me viene a la cabeza, de primeras las dos marcas Mr.Wolderful y Puterful. La segunda nació como una antagonista de la primera y, de primeras, podría considerarse una copia. Con el tiempo, Puterful ha consolidado su carácter, su imagen e identidad, haciendo que se las diferencie más. Por el momento, ambas marcas pueden convivir, pero debemos recordar que Puterful, comenzó siendo Mr.Puterful. Seguramente, a efectos legales tuvo que eliminar parte de su nombre para evitar demandas.

Por ello, cuidado con las libres de licencias del “copying”, sé respetuoso/a y amable con el trabajo de los demás.

Haz algo que te haga feliz.

Lo más probable es que, si estamos de buen humor, nos será más fácil ser más creativos. Por ello, haz algo que te ayude a desconectar y aislarte. De esta forma, apartas la presión de que aparezca “la idea”.

Si algo he aprendido es que la creatividad es como las vacas: cuando no quieren andar, no las vas a mover.

Tan enfrascados estamos en que salgan las cosas, que tengamos ese “insight”, que nos acabamos bloqueando. La solución a esto, puede ser tan sencillo como distanciarte del proyecto para volver fresco.

Además, te otorgará energía y motivación para seguir adelante.

banner-terapia-serendipia

Ten paciencia.

Ni Roma se hizo en un día ni la creatividad viene cuando tú quieres, así que calma.

No te agobies porque cuanto más lo hagas, el bloqueo (y agobio) será mayor, así que tranquilidad.

Te lo decía en el anterior punto, por más que insistas, puede que no venga la inspiración aquí y ahora. Mi consejo es que te esfuerces (que no es lo mismo que “te fuerces”) en sacar ideas y vayas trabajando aquella o aquellas que se adapten mejor al resultados que quieras conseguir.

¿Que no sale a la primera? Pues busca otra opción y prueba una segunda.

Es posible que incluso vuelvas a la primera y la mejores o se te ocurra una muchísimo mejor. Así que vívelo como una forma de fluir con las creaciones que van surgiendo a raíz de tus ideas.

Piensa de esta forma: si no te convence esa idea, es que va a venir una mejor que sí se ajustará más a lo que quieres.

 

Hazte preguntas.

Para despertar la creatividad puedes hacer uso de algo tan simple como reflexionar y hacerte preguntas. Te doy algunas ideas sobre preguntas que te puedes hacer y que pueden contribuir a que te hagas más, dando con la adecuada que te haga inspirarte.

  • ¿Qué esperas de aquellas personas que apreciarán el resultado?
  • ¿Qué te gustaría percibir u obtener?
  • ¿Cómo te sientes ahora? ¿Cómo te quieres sentir?
  • ¿Qué quieres transmitir? ¿Cuál va a ser tu mensaje?
  • ¿Cómo puede ser útil aquello que vas a realizar?
  • ¿Quién eres?
  • ¿Cómo aprecias el mundo?
  • Aquí y ahora, ¿Qué te gustaría tener delante?
  • ¿Cómo podría ir todo mejor?
  • ¿Qué es para ti la belleza? ¿Qué es bello para ti?
  • ¿Qué te emociona? ¿Qué te hace feliz/triste/enfadar/temer/…? ¿Y a los demás?

Exprime tus momentos creativos.

Cuando se comience a despertar la creatividad agárrate a ella e intenta sacar todo lo que puedas de la idea.

¿Te sientes inspirado/a? Ese es el mejor momento de dejarte llevar con ello y trabajar y desarrollar al máximo tu proyecto.

Normalmente, una vez estamos concentrados/as en la idea, otras sucesivas vendrán por estar en “modo trabajo”.

Esto no quiere decir que no pueda pasar que, al día siguiente, te entren ganas de empezar de nuevo porque no te gusta nada lo que hiciste. No lo hagas, podrías arrepentirte. Es mejor tener la oportunidad de trabajar sobre lo antiguo en otro momento que no tenerla, no te cuesta nada dejarlo a un lado por si queremos retomarlo más adelante.

Siempre tendrás tiempo de tirar o eliminar todo aquello que no te gustó, no te dejes llevar por la frustración y rabia inicial.

Pregunta o exponle la situación a gente de tu entorno.

Algo que a mí me ha venido siempre muy bien, cuando me siento bloqueada o falta de ideas, es comentar con gente cercana la situación, por si ellos/as lo ven de forma diferente o me pueden dar opiniones que me sean de ayuda.

Hablo de hablar con gente tanto profesional como a nivel personal. Muchas buenas ideas pueden venir de personas que no se dedican a lo mismo que tú o no saben nada del tema.

Conocer otros puntos de vista es muy enriquecedor y te ayuda a descentralizarte de ti el ver tu proyecto desde ojos ajenos. A lo mejor para ti es una idea espantosa que no va a funcionar y luego otras personas la consideran magnífica o te dan opciones de cómo conseguirla si tú no veías la forma de hacerlo.

Las sinergias y colaboraciones suelen ser una gran estrategia para enriquecer trabajos y proyectos. Anímate a hablar con la gente.

Espero que este texto te haya ayudado a ver algo de luz en este momento de bloqueo creativo y pueda contribuir a que surjan buenas ideas.

Si crees que existen otras formas para despertar la creatividad que no he mencionado, déjanoslas en comentarios, así nos ayudamos entre todos.

 

Si te ha gustado este artículo, puedes completarlo con “8 claves para potenciar tu creatividad”.

María Cartagena

La psicología ha sido desde el principio una devoción sin la que no imagino mi vida ni la de los demás, puesto que es algo que siempre nos ha acompañado, nos acompaña y lo hará en un futuro. La Psicología es la ciencia que estudia al ser humano con unos ojos científicos, pero con un “alma” pasional.

Leave a Reply

1
Hola👋 ¿En qué te podemos ayudar?
Call Now Button